Tendencia ahora: Indefensión Aprendida
Inicio | Artículos |   @    

Inicio > Artículos > ¿Y tú qué?

¿Y tú qué?

por Cecilio Sánchez «Cean» | Se lee en 2,31 minutos | Comentarios
'¿y tú qué?' es una pregunta propia de personas problemólogas. No aporta solución alguna y sólo sirve para convertir un diálogo en discusión.

“¿Y tú qué?” es, en realidad, una acusación disfrazada de pregunta y suele utilizarse como autodefensa tras sentirse atacado por otra persona.

Cuando una persona siente confianza con otra es habitual que se atreva a expresarle no solo lo positivo sino también lo negativo que, desde sus creencias y valores, ha percibido. Sin embargo, en ocasiones, ésto puede hacer sentir ofendida a la otra persona que se autodefiende atacando con un “¿y tú qué?”:

- Un chico le dice a su amigo: “lo dejas para el último día y luego suspendes”.
– “¿Y tú qué?”, le responde su amigo.

Cuando la forma de expresarse es directa tiende a provocar respuestas igualmente directas pero en sentido contrario, aunque ésto no justifica que se use “¿y tú qué?”. Para solucionar este problema hay varias opciones:

  1. Evitarlo decirlo.
    En vez de decir “¿y tú qué?”, podemos preguntar “¿qué quieres decir?” para asegurarnos de si estamos siendo acusados de algo o no. Así evitaremos autodefendernos de ataques inexistentes.
  2. Saber escucharlo.
    Y si una persona de nuestra confianza nos dice “¿y tú qué?”, tendremos en cuenta que se ha sentido ofendida y, de ser debido a nosotros, nos disculparemos y retomaremos el diálogo. Generalmente las frases que hacen referencia a la identidad como “eres …” o “siempre haces …” pueden ofender y ser respondidas con un “¿y tú qué?”.
  3. Pactar no decirlo.
    La primera vez que suceda podemos llegar a un acuerdo de qué hacer cuando suceda lo mismo en el futuro: aplazar el diálogo, reconducir el diálogo expresando lo mismo con otras palabras, …
  4. No comparando.
    – Una persona le habla de un problema suyo a una amiga.
    – Ésta le dice, “tienes que mejorar su alimentación para tener más salud”.
    – Ofendida, le responde “¿y tú qué?”
    – La amiga le pregunta, “hablamos de mi alimentación o de la tuya pero no de las dos a la vez, ¿qué eliges?”.
Muchas veces “¿y tú qué?” es el preludio a una serie de ataques:
– “Cállate un poco, que apenas escucho la radio”, le dice a su hermano.
– Responde: “¿Y tú qué?. Además, con esa voz tan fuerte que tienes. ¿Cuántas veces hablas tú cuando la estoy escuchando yo?. No te das cuenta pero tu voz es muy molesta y yo, además, nunca te he dicho nada”.

Así pues, “¿y tú qué?” es un síntoma claro de que algo ha fallado en la comunicación. De solucionarlo, diríamos que la relación entre esas personas es sana: hay conflictos pero se solucionan. En caso de llevar a una discusión o acabar con el diálogo, se tratará de una relación insana que sólo aportará problemas en el futuro y, probablemente, su única solución sea dejarla.

Publicado el 13 diciembre 2008 | Temas: , | Tags: , ,
Acerca de Cecilio Sánchez «Cean»

Librepensador ecléctico y entusiasta de la psicología, psiquiatría, antropología, sociología, filosofía y neurociencia. La astronomía, la tecnología y el humor son tres de mis pasiones.
Fundé y sigo dirigiendo la empresa leevel Solutions, imparto talleres, cursos, seminarios y conferencias enfocadas a facilitar la autonomía personal desde la libertad que aporta el pensamiento crítico.

Más sobre mi | Blog personal

Comentarios ( RSS)

  1. — Isabel    24 diciembre 2008, 08:14    #

    Me ha gustado muchísimo como está enfocado este artículo. El tema “los problemas en la comunicación” da mucho de sí; pero me ha sorprendido positivamente el enfoque de autodefensa-contraofensa que activa nuestras respuestas ante un ¿y tú qué?. Nunca me lo había planteado de esta manera. Felicidades y gracias por el artículo! Felices Fiestas.

  2. Cean    24 diciembre 2008, 17:46    #

    Isabel, gracias por tu felicitación. A ver si lo pones a prueba y nos dices los resultados, porque … ¿verdad que nos lo dirás? :-)

    Hay más artículos acerca de cómo mejorar la comunicación entre las personas, también espero tu opinión acerca de los mismos.

    Saludos y Felices Fiestas.

  3. — Isabel    25 diciembre 2008, 07:38    #

    Pues precisamente el artículo me ha gustado tanto porque esa frasecita… ¿y tú qué? Me la soltó a sopetón hace unos días una persona muy querida (de esas con la que no puedes dejar de tener relación porque existe un vínculo genético) y me quedé muda. No supe qué decir, más que abandonar el tema de conversación con el propósito de no abordarlo nunca jamás. Ojalá hubiese leído antes tu artículo. Seguramente me hubiese dolido igual, pero una buena respuesta al estilo “no comparando” sí que le hubiese espetado, y me habría quedado tan fresca! Gracias de nuevo.

  4. Cean    26 diciembre 2008, 10:32    #

    Gracias por tu testimonio. Seguro que alienta a otras personas a concienciarse de la importancia de no decir/saber escuchar un ¿y tú qué?.

    Gracias por este y otros aportes que has hecho, ¡nos seguimos leyendo!.

  5. — jose p.    24 febrero 2009, 22:40    #

    Hay muchas personas q cuando le hacemos ver sus aspectos negativos, piensan q la estamos atacando, y tienden a defenderse relacionandolo con algo negativo nuestro, esto desvia del tema al diálogo, y hace desagradable la comunicación con esa persona.

  6. Cean    2 marzo 2009, 20:24    #

    Exactamente, Jose.

    Saludos.

  7. — karmmen    14 abril 2009, 15:07    #

    jajajaj, si, me acordé, de cuando trabajaba de Secretaria, seguro no le caia muy algunas chicas, y un dia, llegaron 2 chicas a mi escritorio, yo estaba escribiendo a maquina, y me dijo una de ellas, ¿Y tu qué?, y se hacia para atrás, como si yo la fuera atacar, yo seguia escribiendo, y me dió risa, y le contesto Yo que de qué, sonriendo, y seguia escribiendo a máquina, y me seguia diciendo, Y tu qué?, y yo le volvia a contestar sonriente Yo que de qué, pues se fastidiaron y se fueron, y jamás se volvieron a meter conmigo, jajajajaj, me dieron muchisima risa, sobre todo por la actitud, de preguntar y hacerse para atrás, por un lado muy valiente al preguntar, y por otro muy sacatona al hacerse para atrás, pero vieron que conmigo no pudieron, porque yo no estaba dispuesta a enojarme, ni a pelear, después cuando la veia, a esta chica, me ponia a platicar como si nada, ella en especial me caia bien, pero la otra la que la acompañaba era la conflictiva, me tenia coraje, porque supuestamente yo le quité su puesto de Secretaria, cuando que cuando yo llegué ella me lo cedió porque supuestamente ya se iba, pero seguro se arrepintió quizo recuperar su puesto, pero ya los ejecutivos de la Empresa estaban muy contentos conmigo, y ya no pudo hacer nada, lo unico que hizo, es andar de escritorio en escritorio, sin tener un puesto fijo, eso les pasa a las chicas, que son indecisas, y dejan sus puestos, y a la mera hora se arrepienten, y como a mi me tomaron mucho cariño, estaba en personal, pues le dió una envidia que bueno. Saluditos, que pasen una muy feliz tarde. Karmmen

  8. — Javier Paz    19 mayo 2009, 21:46    #

    interes-ante

  9. — mar    27 septiembre 2010, 20:00    #

    En casa, cuando me malinterpretan algún comentario les cuento el chiste aquel de dos conocidos que se encuentran después de mucho tiempo y dice uno: !Hombre, Pepe ¿Qué tal estás? y contesta el otro con cara de malas pulgas: Pues anda que tú…

Publica tu comentario

Nombre
Email (No se mostrará)
http://
Mensaje <?> [ *negrita* · _cursiva_ · ??cita?? · "Enlace":http://www.ejemplo.com ]

<?>