Inicio | Artículos |   @    

Inicio > Artículos > Lo legal siempre es bueno, ¿realmente lo crees?

Lo legal siempre es bueno, ¿realmente lo crees?

por Cecilio Sánchez «Cean» | Se lee en 3,87 minutos | Comentarios
¿Qué sería de los derechos humanos actuales si durante siglos algunas personas no hubiesen actuado ilegalmente para enfrentarse al sistema opresor del momento?

En más de una ocasión he escuchado la frase “soy un tío legal” o “_ella es una tía lega_l”, … ¡cómo si se tratase de un calificativo positivo y útil!!.

Realmente esa frase se hace referencia a la lealtad, no a la legalidad. Parece obvio, sin embargo, diferenciar ambos términos es importante y útil

Legalidad es someterse a la voluntad de las leyes para cumplirlas, ya sean estas justas o injustas.

Lealtad es una infinita y continua fidelidad a otra persona, o a sí misma, basada en la confianza. ¿Has apreciado como un perro confía profundamente y continuamente en su dueño?, pues eso mismo pero entre personas o consigo mismo.

¿Lealtad?

Basta echar una mirada a la historia para comprobar como personas que fueron leales a sí mismas, confiando en sus principios, valores y creencias (que en ningún momento perjudicaban a las demás personas), no se sometieron al cumplimiento de algunas leyes y, en algunos casos, logrando el cambio de las mismas. Es decir, no ser legal y ser honesto es, además de posible, plausible.

Según Robert Hare, en los ámbitos de poder, al menos 1 de cada 5 personas son psicópatas, es decir, lo que comúnmente denominados desalmadas. Por ende, cuando personas carentes de conciencia, empatía y con una crueldad que sólo es superadas por su capacidad de persuasión, pues son expertas en camuflarse y aparentar ser personas amables y admirables, cuando personas como estas crean leyes que ponen en peligro la libertad de las personas y los derechos a tener una vida digna, el incumplimiento de dichas leyes no sólo es positivo sino que además es necesario.

La lealtad de Rosa Parks

Conocido es el caso de Rosa Parks, que el el 1 de diciembre de 1955, en Montgomery, (EE.UU.) se negó a obedecer al chófer de un autobús público, el cual quería obligarla a ceder su asiento a una persona de raza blanca. Fue encarcelada por su conducta, acusada de haber perturbado el orden. En respuesta al encarcelamiento de Rosa, Martin Luther King, inició una revolución que permitió a las personas de raza negra comenzar a tener los mismos derechos que las de raza blanca.

Ejemplos actuales en España

En España, actualmente, se sigue utilizando la “legalidad” para desacreditar por completo a una persona, o colectivo de personas, que simplemente son leales a los derechos fundamentales del ser humano:

  • El pasado mes agosto, en referencia a que un grupo de personas entrasen en un supermercado para llevarse alimentos de primera necesidad y repartirlos entre quienes los necesitan con el fin de abrir un debate social acerca del aumento de la pobreza que se está produciendo en España, el Ministro del Interior de España, Fernández Díaz, ha defendido que “la ley es igual para todos” y ha destacado que “si un grupo de personas se mete en un supermercado, coacciona o actúa violentamente contra empleados, y roba una serie de productos, evidentemente esto es un acto manifiestamente ilegal”. (fuente: (El ministro del Interior espera que Sánchez Gordillo acuda a la citación judicial))
  • Otro ejemplo de lealtad es la protesta que miles de personas están realizando en España para que les sea devuelto el dinero que depositaron en varias entidades bancarias y que éstas, abusando de la confianza de sus clientes, tratándolos como inversionistas en vez de como ahorradores, se han apropiado, eso sí, legalmente. La solución justa pasa por convertir esa lealtad a los derechos fundamentales del ser humano en una ley. (Millares de denuncias de preferentes, a los juzgados)

¿Legalidad y falsedad es posible?

Al menos en España, mentir no es ilegal. Así, algunos políticos mienten habitualmente con la seguridad que les proporciona el saber que la ley no les obligue a honestidad alguna ni que penalice la mentira.

En definitiva:

  • Las personas no son legales ni ilegales, pues no existe ley alguna que diga que el solo hecho de ser persona sea ilegal. Lo pueden ser sus acciones, pero no ellas.
  • Que algún comportamiento sea considerado ilegal no tiene porqué desacreditar a quién lo hizo y ser considerado como delincuente, malvado, perverso, …
  • La lealtad, por sí sola no es buena o mala, positiva o negativa, útil o inútil, pues depende a que se esté siendo leal (consultar “Teoría de los usos”).

Como decía Charles Louis de Secondat, Barón de Montesquieu:

Una cosa no es justa por el hecho de ser ley. Debe ser ley porque es
 justa

Publicado el 12 octubre 2012 | Temas: , | Tags: , ,
Acerca de Cecilio Sánchez «Cean»

Librepensador ecléctico y entusiasta de la psicología, psiquiatría, antropología, sociología, filosofía y neurociencia. La astronomía, la tecnología y el humor son tres de mis pasiones.
Fundé y sigo dirigiendo la empresa leevel Solutions, imparto talleres, cursos, seminarios y conferencias enfocadas a facilitar la autonomía personal desde la libertad que aporta el pensamiento crítico.

Más sobre mi | Blog personal

¿Te gusta este artículo? Síguenos en Facebook y en Twitter

Comentarios ( RSS)

  1. — Andrés    12 octubre 2012, 19:49    #

    Las leyes cambian. A veces una cosa es legal y luego no, y viceversa. Ajustándose o no al bien, el cual es inalterable como decía Sócrates. El problema son las leyes. No debería haber leyes. No al menos de forma escrita. El sentido común de cada uno basta. Ante cualquier conflicto la solución es hablar. El problema llega cuando la gente no quiere hablar. O cuando a mitad de una conversación desiste, huye o se enfada. Esta de moda indignarse, pero no es el momento, es hora de la honestidad.

Publica tu comentario

Nombre
Email (No se mostrará)
http://
Mensaje <?> [ *negrita* · _cursiva_ · ??cita?? · "Enlace":http://www.ejemplo.com ]

<?>