Tendencia ahora: Indefensión Aprendida
Inicio | Artículos |   @    

Inicio > Artículos > Una bofetada a tiempo

Una bofetada a tiempo

por Cecilio Sánchez «Cean» | Se lee en 1,63 minutos | Comentarios
Dar una bofetada a tiempo es, además de una estúpida frase, una supuesta estrategia de educación infantil que todavía está socialmente aceptada.

Años atrás, en España, dar “una bofetada a tiempo” un hombre a su pareja y un hombre o mujer a su hijos era habitual y no causaba estupor alguno reconocerlo. A día hoy, ya no está tan socialmente aceptado que una mujer reciba una bofetada de su marido o pareja, sin embargo, si lo está que los niños y niñas sean “educados” a base de recibir “bofetadas a tiempo”.

Cuando en alguna conversación se menciona este tema es habitual encontrar muchas personas partidarias de este tipo de violencia y se autojustifican de diversos modos:

  • “Yo recibí bofetadas de mis padres y estoy bien y soy normal ”.
    Si estar bien y ser normal es ser una persona insegura y/o desconfiada, está en lo cierto. La inseguridad y la desconfianza son dos consecuencias que las “bofetadas a tiempo” tienen en muchas ocasiones.
  • “Mis padres me dieron bofetadas cuando lo merecía y no soy una persona violenta”.
    Afirmar que alguien merece alguna bofetada es justificar la violencia. Por otra parte, ser victima de violencia durante la infancia no significa que de al ser adulta una persona sea violenta. De igual modo, tener padres heterosexuales no garantiza ser heterosexual, por ejemplo.
  • “Agradeceré siempre a mis padres que me abofeteasen a tiempo”
    ¿No sería mejor agradecerles el cariño y buena educación que te aportaron?
Las anteriores autojustificaciones no son objetivas, pues las consecuencias negativas de las bofetadas se consideran normales y se les quita importancia. En muchos casos, ni son conscientes de las mismas. Además, la persona crea una norma general partiendo de un sólo caso particular, el suyo.

Finalmente, todo padre o madre quiere que sus hijos adolescentes les sean sinceros y les digan que hacen durante el tiempo libre, si consumen alcohol u otra droga, … ¿verdad?. Digo yo, ¿las bofetadas que éstos recibieron facilitaron que confiasen más en sus padres en un futuro?.

Publicado el 5 agosto 2007 | Temas: , | Tags: , , , ,
Acerca de Cecilio Sánchez «Cean»

Librepensador ecléctico y entusiasta de la psicología, psiquiatría, antropología, sociología, filosofía y neurociencia. La astronomía, la tecnología y el humor son tres de mis pasiones.
Fundé y sigo dirigiendo la empresa leevel Solutions, imparto talleres, cursos, seminarios y conferencias enfocadas a facilitar la autonomía personal desde la libertad que aporta el pensamiento crítico.

Más sobre mi | Blog personal

Comentarios ( RSS)

  1. El patio de mi casa    7 agosto 2007, 20:21    #

    Totalmente de acuerdo. La bofetada es un supuesto recurso educativo al que todavía demasiadas personas recurren en demasiadas ocasiones. Aún suele resultar difícil comprender que la violencia solo genera sumisión o violencia, y que es propia de regímenes dictatoriales. Y que nadie diga que una bofetada no es violencia ni es maltrato. Desde el momento en que aceptamos que una bofetada a nuestra pareja, a un compañero, a cualquier adulto es violencia, debemos darnos cuenta de que una bofetada a un niño también lo es. Nos cuesta demasiado ponernos a la altura de un niño, y entender que también es una persona, y como tal, tiene nuestros mismos derechos, más, ya que se trata de una persona que aún no puede valerse por sí misma, y, por tanto, indefensa.
    Educar no es dominar. Y esto vale tanto para niños como para adultos. ¿Por qué tenemos los adultos ciertas leyes? ¿Por qué a nosotros no se nos puede dar una bofetada cuando hacemos una cosa mal? Cuando aparcamos en un paso de cebra, cuando no entregamos un trabajo a tiempo, cuando defraudamos a Hacienda, cuando mentimos, cuando fumamos en un lugar donde está prohibido, cuando sacamos fotos a los cuadros de un museo…hay otros recursos para disuadirnos de nuestros errores, pero nunca admitiríamos la bofetada ¿verdad?
    Hay un ejercicio muy simple, que consiste en observar los argumentos de las personas que defienden la bofetada, y cambiar la palabra niño por la palabra mujer, negro, homosexual…
    Te dejo un pequeño ¿relato? que escribí hace un tiempo en mi blog, y que puede reflejarlo…
    http://www.lacoctelera.com/elpatiodemicasa/post/2007/04/26/silvia

  2. — Marta    9 octubre 2007, 18:30    #

    Desde mi punto de vista el padre o la madre prefiere dar una bofetada porque es mucho más fácil, lo difícil es saber educar, pero eso no justifica la violencia.
    A la mayoría de los padres y/o adultos se les olvida que ellos también fueron niños.

  3. — Miguel Cabrera Cabrera    27 octubre 2007, 19:35    #

    Si no queremos que nuestros hijos peguen de mayores, no les peguemos de pequeños, estamos constantemente aplicando lo que nos aplicarón a nosotros.
    Demonos cuenta que el caracter de un niño lo configuran los padres.
    Si somos conscientes de los malos habitos y lo podemos evitar, evolucionaremos por que romperemos con la cadena de maltrato en todos los sentidos.

  4. — Antonio    30 octubre 2007, 01:44    #

    Pues nada, no dar una bofetada a tiempo majetes. Que sigan haciendo lo que les dé la gana, los menores que roben, violen, maten, agredan, insulten, hagan grafitis, se droguen, se emborrachen, vengan a casa a la hora que quieran ó mejor que no vengan en varios días no vaya a ser que se “traumaticen”, hay que dar cariño y amor por supuesto, pero una bofetada a tiempo evita contratiempos. Ahora bien, estos memos han de comer de algún sitio y ya tenemos a los psicólogos de turno opinando de lo humano y divino.

  5. — nuncajamás    30 octubre 2007, 22:05    #

    Antonio, pegando no se educa, cuando un niño tiene un mal comportamiento se le castiga y se intenta razonar con él. Es cierto que hemos pasado del autoritarismo de nuestros padres al coleguismo Pero una cosa es ser autoritario y otra tener autoridad sobre tu hijo. En cuanto a la psicología es una profesión muy respetable y te digo una cosa “ojalá a mí de pequeña me hubieran llevado a un psicólogo”. LLevo haciendo terapia más de tres años, y gracias a ella hoy soy una persona más segura y con una buena autoestima, sin la ayuda de profesionales no lo habría conseguido.
    Te comento también que por desgracia he conocido a personas drogadictas y alcohólicas,que gracias al autoritarismo y a la mano dura de sus padres, hoy ya no están aquí.

  6. Enrique    10 diciembre 2007, 14:50    #

    Realmente, cuando uno pasa a ser padre, se da cuenta de muchísimas cosas, y esta es una de ellas, al menos en mi caso.

    No justificaría nunca la violencia, jamás, sólo perdiendo la cabeza sería capaz de poner una mano encima de mi hijo.

  7. Contraejemplo    5 enero 2008, 07:18    #

    Pues es triste, pero aún me siento un contraejemplo en esto de no pegar a los hijos.

    Para las autojustificaciones yo recomiendo darles la vuelta a ver qué tal suenan:

    1. Yo recibí bofetadas de mis hijos y estoy bien y soy normal.

    2. Mis hijos me dieron bofetadas cuando lo merecía y no soy una persona violenta.

    3. Agradeceré siempre a mis hijos que me abofeteasen a tiempo.

    ¡Saludos!

  8. — Chaquetera    15 enero 2008, 04:16    #

    Yo creo que no se puede poner límite ni definir una situación en la que el niño o niña está enfrentandose y provando la autoridad de su padre. Está mal si le das una bofetada por no comerse el desayuno, eso no te agrada. La pregunta que debatiria yo, es que si en algún caso está justificada la violencia. ¿Debo defenderme si mi hijo me ataca? Es una duda razonable. Yo tampoco soy partidaria de la violencia, aunque si recuerdo claramente la sensación que deja un tirón de pelos.Es la sorpresa, como al mismo tiempo el desagrado, y de alguna forma para mi, rompe el vínculo de respeto que tenían hacia mi, por lo tanto reflexionas despues de tener la mejilla colorada (teniendo ya un poco de conciencia, con 6 o 7 años o mas) y te das cuenta que tu padre o madre te ha demostrado lo que duele que tu rompas ese circulo de respeto no haciendo lo que se te ha dicho. Yo respeto y tu respetas. El castigo físico consiste en demostrar cuanto nos ha dolido lo que ha hecho esta persona o niño faltando a ese pacto de respeto. Y les puedo asegurar que yo no volví a hacer lo mismo. No existiria la violencia en el mundo si no sintintiesemos dolor en ninguna de sus formas.
    Mi reflexion es: No provoques dolor, para que los demas no sepan que existe y tambien quieran hacerlo.

  9. — ana    16 abril 2008, 10:05    #

    yo creo que a veces nuestros hijos merecen limites firmes , debemos sostener las penitencias y no aflojar que no nos ganen por cansancio por que sino estamos listos para el resto de la cosecha es muy dificil criar hijos y hablar es muy facil yo creo que una buena educacion se consigue con el respeto hacia los padres, maestros etc y esos valores se han ido perdiendo es una lastima ¿en que habremos fallado ? ¿no sera que nosotros tampoco respetamos a nadie ? o la sociedad esta tan desquiciada

  10. — Luis    25 abril 2008, 23:34    #

    Pegar no es el mejor camino, pero a veces es una camino. Como todo en la vida es relativo. Otra cosa es que un tercero se interponga y pretenda defender su postura (la que sea) como la única válida. ¿Acaso tú sabes lo que se cuece en mi casa? Lo de condenar a una mujer a no ver a su hijo por haberle abofeteado (hablo de sentencia en firme por parte de un juez) es como para coger a ese juez y darle una somanta de palos bajo un saco en un callejón. ¿Ah no? ¿Soy violento? Pues entonces será mejor saber cuáles eran los condicionantes y por qué ese juez dictaminó de esa forma. De nuevo, hay que saber lo que se cuece. Hablar por hablar, generalizando, resulta siempre problemático. Pegar o no pegar no es la cuestión. Educar según a que sujeto sí es la cuestión, porque no es lo mismo educar a un buenazo que a un desgraciado.

  11. — Anonimo    1 febrero 2009, 23:03    #

    Mi padre me a pegado bofetadas de pequeño y yo le e contado, cada cosa que hago, nunca me a pegado por las cosas que he hecho si no por como las he hecho, sigo vivo, quizas sea diferente… xD

  12. Iñaki    2 febrero 2009, 15:38    #

    Artículo "el profesor colegui es un fracaso"

  13. Cean    2 febrero 2009, 20:47    #

    Iñaki, gracias a ese artículo ya sé que libro no debo leer.

    ¡Dice que el manotazo a tiempo es lenguaje gestual, no castigo físico!.

    ¡Lamentable!

  14. — Miguel    20 marzo 2009, 10:53    #

    Creo que en cuanto a educación infantil nos estamos pasando. Consideramos que debemos otorgar total libertad a la generación que viene detrás de nosotros, y así nos va (lo cual no quiere decir que yo sea partidario de grilletes para los niños, ojo, porque a mí mis padres me quisieron como al que más y nunca me pusieron la mano encima). Lo más triste de todo este asunto no es si merece o no merece la pena esa “bofetada a tiempo”, sino ver las consecuencias del exceso de permisividad y ausencia de educación por parte de la familia, en situaciones tales como cuatro crios malcriados de escuela lanzandose sobre un profesor y pegándole una paliza mientras otro lo graba en el móvil, y el profesor no tenga la oportunidad de defenderse ni levantar ni siquiera una mano para detener esa paliza, no vaya a ser que “la ley” encima lo empapele de por vida. Esos crios sí que merecerían un buen par de bofetadas en ese momento por la falta de respeto que muestran en ese momento. Es tan triste la falta de educación y respeto que incluso los propios abogados (quizá no todos, pero sí algunos) nos cuentan que la ley del menor está completamente fuera de lugar y es detestable tener que aplicarla según la normativa actual porque se le dan todas las facilidades y derechos a los menores de hacer todo lo que se les venga en gana y sin obligación ninguna, y los adultos no pueden hacer nada para tratar de corregir su conducta (y no estoy hablando de violencia, ojo, pero sí de un poco de disciplina). Desde luego, desde la base de la educación en la familia, nos estamos yendo todos a pique. Hemos pasado del despotismo paterno y materno en la familia a base de “correctivos” extremos en forma de palizas, al despotismo de los menores que usan y abusan de las leyes como si fuesen los amos del mundo. Como suele decirse en la filosofía oriental “el equilibro es la base de todo”. O sea, ni tanto… ni tan calvo.

  15. — Miguel    20 marzo 2009, 11:08    #

    Se me olvidaba comentar, para muestra un botón: Un niño en mi bloque que, desde la calle, con 4 añitos, cuando su madre le decía “sube a comer”, él contestaba ricamente a grito pelado “¡¡no quiero, Puta!!”, y la madre impotente y totalmente en blanco, sin saber qué hacer con semejante comportamiento. Cualquier otro niño de esa edad le suelta a su madre eso (con el conocimiento de que sabe que está haciendo algo mal, porque los niños son muy inteligentes y saben perfectamente cómo intentar manipular a los adultos, por mucho que digamos que están indefensos) en otra circunstancia (y ya no me voy a la situación de despotismo) y de la bofetada que se lleva por semejante comportamiento no le vuelven a dar ganas de soltarle eso a su madre en la vida. Pero en fin, son casos particulares… aunque más extendidos de lo que parece.

  16. — Fernando Martín Álvarez    26 marzo 2009, 08:11    #

    El razonar con el niño siempre, el no castigar nunca y premiar todas sus actuaciones, ¿no es hacer de los niños “pequeños dictadores”? Ciertamente, lo primero siempre es el cariño pero cuando éste no funciona como disuasorio con las armas del razonamiento y el castigo ante una acción punible, quien ha dicho que no es válida “la bofetada a tiempo”; tal vez sea el único recurso, sin olvidar los demás. Esto no tiene que hacer absolutamente violento a nadie, sólo si olvida lo principal: el cariño y el razonamiento, entonces el niño se vuelve violento.

  17. Cean    26 marzo 2009, 08:54    #

    Miguel, en los casos que comentas hay qué preguntarse que se hizo mal. Un niño bien educado no agrede verbal ni físicamente a sus profesores o responde con insultos a sus padres. El problema es que no se educa y luego se pretende solucionar con violencia y ésta sólo genera más violencia.

    Fernando, ¿un recurso dar una bofetada?. Ya hay que tener pocos recursos para contar con ese. Si no es un recurso ante un adulto, ¿por qué debe serlo ante un niño?. La clara situación de inferioridad los convierte en víctimas de adultos que no están preparados para ser padres y, quizá, ni siquiera han hecho lo más mínimo para prepararse, ¡Que hay libros, Internet, pedagogos, psicólogos, …!.

    Finalmente, no hay que confundir dialogar con ser permisivo, o acaso solamente se media o se negocia con violencia. Claro, hay que pensar, escuchar, tener empatía, paciencia y otras tantas cosas que más bien escasean en los adultos. Por ejemplo, vas a tu oficina bancaria para reclamar 12€ de comisiones que te han cobrado, ¿golpeas a la otra persona?, ¿y si tu hijo te quita los 12 €?. Hay personas que creen que una bofetada hará que comprenda que no se puede robar, digo yo que aprenderá que debe robar de manera que los demás no se den cuenta.

    Así, si no golpearías a un adulto en ese caso, tampoco a un niño. Ésto es un abuso de poder.

    Saludos.

  18. — Alias: yo mismo    27 marzo 2009, 07:10    #

    “La bofetada a tiempo” sólo es recurso si es éso: UNA bofetada, nnuméricamente UNA (1). No ensañamiento en plan paliza. Creo que es recurso cuando todos los demás se han agotado.
    No soy padre, pero sí Profesor en Secundaria, y puedo asegurar que en ocasiones todos los recursos (empatía, diálogo, razonamiento, transaciones, cariño, castigos, etc.) se manifiestan en esa circunstancia concreta no eficaces; sí, UNA (1) bofetada sería recurso cuando los demás no son efectivos, pero que hay que seguir usándolos como disuasorios de rectificación de conductas erróneas. El CARIÑO debe presidir siempre todo medida correctora, por eso UNA (1) bofetada a tiempo sólo se podrá dar cuando se está seguro de que no es por parte del adulto un gesto de ensañamiento ni pérdida del cariño hacia el niño.

  19. Cean    27 marzo 2009, 07:49    #

    Lo que sucede es eu la bofetada siempre es a destiempo, pues con ella se trata de “solucionar” un comportamiento o conducta que no debería haberse producido.

    Te pregunto, ¿cuántas conductas inadecuadas tienen otros adultos contigo? ¿Le das una bofetada?.

    No es que sea el último recurso, simplemente no es un recurso. Comprendo que dices que hay que estar seguro de darla, ¿crees que quién da una bofetada piensa antes en las consecuencias? ¿cuántos adolescentes no confían en sus padres plenamente porque temen su reacción?.

    El solo hecho de que una persona contemple la bofetada como recurso, la hace en menos confiable para los demás. También hay que aceptar que ciertas conductas no son solucionables de una tajada y que no dependen de nosotros.

    Comprendo que en tu labor de profesor te encuentres en situaciones cuya solución es complicada, tanto que diría que la bodetada tampoco lo sería, sólo la agravaría y, en algunos casos, también la silenciaría.

    Saludos.

  20. chica de 16    8 mayo 2009, 01:22    #

    totalmente en desacuerdo asi no se solucionan las cosas solo se agraban ademas muchos saven que una bofetada produce daño sicologico o acaso no pienza en como se siete un golpe de una mano de un adulto en la cara de un niño ,la mano no esta echa de hilo ami jamas me han tenido que pegar mis padres para solucionar un problema solo conversando no a golpes .

  21. madres niña 6 años y otra 2 y medio    28 mayo 2009, 10:05    #

    De vez en cuando se me escapa una bofetada a la mayor, pero ESTOY EN CONTRA DE ELLO, y me siento muy mal.
    Todo el rato quiere llevar la contraria, y el cansancio me puede.
    Alguien utiliza algun recurso para evitar que se suelte esa bofetada? Por favor, dazme pautas.

  22. — CARLOS ALVAREZ    17 noviembre 2009, 16:38    #

    Tengo 50 años y mi adoracion es mi hija, pues bien,ella trabajaba conmigo, y yo tuve una diferencia con la madre que es mi esposa todavia, el caso es que ella defendio a la mama y le dije ..hijita ese no es problema tuyo eso es entre ella y yo. lo malo es que me imagino que se dejo influenciar por la madre y en mi oficina empezo a gritarme como nunca lo habia hecho y a faltarme el respeto, ella tiene 23 años, y la cachetada me dolio mas a mi que a ella…pero juro por mi Dios querido que no estoy arrepentido de habersela dado. pienso lo siguiente….cuando el orden se rompe la fuerza se presenta….sino para que tener policias…las reglas son reglas y hay que respetarlas….me gustaria saber que piensan….por ultimo, no estoy de acuerdo en que una bofetada es mala o es el fracaso ..nooooo, es imponer el orden dentro del hogar. OJO COMO ULTIMO RECURSO…Y SOLO EN EXTREMAS CONDUCTAS DE FALTA DE RESPETO.. PARA MI ES LA PRIMERA QUE LE DOY A MI ADORADA HIJA Y ESTOY SEGURO QUE SE LA MERECIO.

  23. — Lore    2 octubre 2010, 16:28    #

    Claro que hemos pasado de un autoritarismo extremo por parte de los padres a mucha permisividad. Pero ¿esto a que se debe? desgraciadamente …muchos padres desde que sus hijos son pequeños pasan muchas horas en el trabajo, fuera de casa, llegan tarde a casa y pasa lo que pasa… (ojo! no hecho la culpa a los padres, sino a como está montado este sistema)poco o nulo diálogo, cansancio por parte de los padres, riñas, broncas… y al final como muchos padres lo solucionan dandoles cosas materiales. Que el niño quiere tal movil, pues a comprarselo! que el niño quiere no se que juego, pues venga! que al día siguiente quiere la play station…pues también! Total…que reciben muchas cosas materiales y poco cariño, afecto, educación, y muy poco tiempo pa disfrutar todos juntos…o sea, lo más importante e imprescindible. En eso estoy totalmente de acuerdo

    Pero ¿Porqué confundimos la permisividad con el diálogo? ¿nos consideramos inferiores por tratar de diálogar con los hijos? o por pedirles perdón cuando erramos? No me gusta la violencia en general, y mucho menos en los niños. No estoy de acuerdo con la bofetada a tiempo, pero aquí voy a hacer un matíz: no estoy de acuerdo con una bofetada para que ‘‘aprendan’‘ en absoluto, porque no aprenden, sino que aprenden a hacer las cosas a escondidas…una cosa es que en un momento determinado y extremo, y agotada la paciencia le des en el culo…pero por supuesto que tenemos que actuar igual que actuaríamos con un adulto: intentar que no vuelva a ocurrir, y si eso ocurre pedir perdón a nuestro hijo (como hariamos con un adulto, ni mas ni menos), y sentirnos mal por lo que hemos hecho. ¿a que esto mismo hacemos con un adulto? y digo yo… ¿por qué no con los niños? ¿qué pasa que nos sentimos inferiores o como si perdiesemos la ‘‘autoridad’‘? pues no…al contrario…ganaremos la confianza de nuestros hijos. Ahora bien…hay padres (más de los que creemos) que sin ton ni son, por cualquier chorrada (lo veo a diario en los parques) dan una bofetada a sus hijos, o le pegan en el culo o en la cara o le pegan un tirçon, repito POR CUALQUIER CHORRADA…eso lo siento pero no lo puedo justificar. Al igual que tampoco se puede justificar que un marido pegue a su mujer porque ha venido agotado del trabajo, porque su mujer no tenía hecha la cena, ha discutido con su jefe, se le ha acabado la paciencia y le ha dado una bofetada. Esa actitud a día de hoy es inpensable ¿verdad? pues a ver si va siendo hora de que cambiemos un poco el chip.

    Una pregunta ¿porqué nos es fácil pegar a un niño de 6 años (por poner un ejemplo), y tán dificl a un joven o adolescente? porque nos da hasta verguenza pegar a un adulto, pero en cambio a un niño pequeño, no. Si pegamos a nuestros hijos pequeños por una conducta mala ¿¿¿qué haremos cuando tengan 20 años??? dudo que le pegasemos simplemente nos daría verguienza (aunque muchos no lo reconozcan).

    Una última cosa: cuando cedemos, negociamos, reconocemos nuestros errores, no perdemos el respeto de nuestros hijos. Antes bien, es entonces cuando más lo ganamos.

  24. — Marc    26 noviembre 2010, 00:51    #

    Solo se está teniendo en cuenta desde el punto de vista psicológico.

    Aunque nos creamos super evolucionados, nuestro cerebro sigue teniendo su parte primitiva y central, entre las que se encuentra el instinto de supervivencia(evitar situaciones de dolor; como lesiones o peligros, y buscar situaciones de placer; tales como alimentación o reproducción). Si haces algo mal y te llevas un bofetón, no lo volverás a hacer, porqué duele y a nivel cerebral se relaciona lo que has hecho mal con dolor e inconscientemente en un futuro lo evitarás. Si solo te regañan, por aqui me entra y por aqui me sale; el individuo sabe que no va a recibir ninguna situación dolorosa y a nivel cerebral no se activarán los circuitos neuronales que lo relacionen con algo realmente negativo(porque una bronca, a nivel fisiológico no hace nada) y no se reforzará evitar dicha conducta.

    A nivel práctico: cojes una rata y un botón. Se supone que la rata no tiene que tocar ese botón, para ello hacemos que al tocarlo reciba una leve descarga. Seguro que no lo vuelve a tocar. Si por el contrario hacemos que si lo toque suene un “Biiip”, lo volverá a tocar porqué un “biiip” no representa una amenaza para la supervivéncia.

    Evidentemente no se puede dar un bofetón de buenas a primeras. Antes hay que decir que lo que ha hecho está mal o que se comporte, el niño te entiende y SI QUIERE, te hará caso. La segunda vez se le repite efusivamente. La tercera vez es cuando va la amenaza. Aqui ya se diferencian los dos niños, el travieso y el malo. El travieso piensa: “ui”, y para. El malo, sigue por sus narices. Pues por tus narices no funcionan las cosas, y aqui ya es cuando se le da. Una hostia, que duela, pero sin pasarse, que se le quede la mano un ratillo. ¡OJO, la mano! Que he visto gente dar codazos y patadas, e incluso usar objetos, eso es abusar y no tiene cabida.

  25. — jose    17 octubre 2013, 18:23    #

    a mi tambien me han educado a bofetones y ademas por cosas muy tontas y he de decir que eso me ha echo SUPER INFELIZ y a echo que odie a mis padres por que merecia un mejor trato y por eso estoy totalmente en contra de educar de ese modo y quien lo aga asi esta muy equibocado y esta aciendolo fatal, ESO ES MALTRATAR, a no ser que se aga con un matratador (para que sepa que eso no da gusto)

Has sido bloqueado para escribir comentarios.