Inicio | Artículos |   @    

Inicio > Artículos > Relájate, no relaja. Tranquilízate, tampoco

Relájate, no relaja. Tranquilízate, tampoco

por Cecilio Sánchez «Cean» | Se lee en 1,17 minutos | Comentarios
Así de simple y así de fácil: decir relájate no relaja así como tranquilízate tampoco tranquiliza.

Relájate o tranquilízate son imperativos, órdenes, y con su uso sólo se obtiene el efecto contrario:

  • Un padre que percibe que su hijo se muestra alterado y nervioso le dice ¡Relájate!. ¡Cómo si su hijo quisiera permanecer en ese estado!.
  • Momentos antes de una intervención quirúrgica, una enfermera le dice “¡Relájate!” al paciente, éste con paciencia o resignación lo intenta.
Además, en ocasiones, se dice con sorna: ¡TRAN-QUI-LÍ-ZA-TE!, y ésto es más grave. Aún así, de todas las formas se transmite una falta de empatía que altera más a la persona que lo escucha.

¿Cuál es la solución?. Más que ordenar relajarse o tranquilizarse a otra persona es ayudarle a hacerlo o decirle cómo puede lograrlo. Por ejemplo, en el primer ejemplo el padre podía decirle “hijo, respira tres veces. Muy bien, ahora modera el tono de voz, …”. En el otro caso, la enfermera podía describirle en qué consiste la intervención o ayudarle a que el paciente focalice su atención en su respiración, en una música que oiga, en un recuerdo agradable, etc.

¿Verdad qué es obvio que “relájate” o “tranquilízate” son palabras inútiles?. No subestimes lo obvio, te lo recuerdo nuevamente.

Finalmente, ¿Qué dirías tú en lugar de “relájate” o “tranquilízate”?.

Publicado el 19 marzo 2009 | Temas: , | Tags: , ,
Acerca de Cecilio Sánchez «Cean»

Librepensador ecléctico y entusiasta de la psicología, psiquiatría, antropología, sociología, filosofía y neurociencia. La astronomía, la tecnología y el humor son tres de mis pasiones.
Fundé y sigo dirigiendo la empresa leevel Solutions, imparto talleres, cursos, seminarios y conferencias enfocadas a facilitar la autonomía personal desde la libertad que aporta el pensamiento crítico.

Más sobre mi | Blog personal

Comentarios ( RSS)

  1. — Isabel    19 marzo 2009, 07:54    #

    Pienso que la mayoría de seres humanos no sabemos como actuar ante una persona que sufre, por eso se tiende a usar ese tipo de frases tópicas e incluso a rehuir de quien sufre. Lo más importante es que no se rompa la comunicación (cosa difícil debido a la susceptibilidad del que está sufriendo y a la poca empatía del que emite el imperativo).
    La conversación podría ir de la siguiente manera: ¿No crees que si pudiese relajarme ya lo habría hecho por mi propio bien? A lo que se podría responder: pues tienes toda la razón… lo siento… estoy aquí, cuenta conmigo, te acompaño. A partir de ahí se puede intentar buscar una solución juntos.

  2. — O5C4R    19 marzo 2009, 08:51    #

    Para mi la solucion no esta en que decir en lugar de relájate o tranquilízate si no en la forma de decirlo.
    Un tono de voz suave y sobre todo el contacto fisico con la persona nerviosa es muy importante, por ejemplo coger de la mano,una palmadita en el hombro o una caricia en el brazo o nuca mientras se le pide que se tranquilize suelen ser metodos bastante eficazes.

  3. Cean    19 marzo 2009, 10:05    #

    Isabel, me quedo con la frase: “la mayoría de seres humanos no sabemos como actuar ante una persona que sufre”.

    O5C4R, transmitir relajación más que ordenarla, cierto.

    Para ambos, ¿cómo transmitiríamos tranquiliad a una persona que está sufriendo o temerosa?

    Saludos.

  4. — Isabel    19 marzo 2009, 10:32    #

    Creo que la mejor manera de transmitir tranquilidad a la persona que sufre es acompañarla, escucharla, respetar sus tiempos… no prejuzgar. Sólo con estar ahí es suficiente. Dejar que el que sufre encuentre el camino o la solución, como quieras llamarlo. Estoy de acuerdo con 05C4R en que el contacto físico es muy importante.

  5. — fmj trindade    19 marzo 2009, 10:34    #

    artístico, fantastico.

  6. — O5C4R    19 marzo 2009, 15:57    #

    Pienso que como dice Isabel para transmitir tranquilidad a una persona que sufre sobre todo hay que escucharla.
    Hablar con ella manteniendo una actitud tranquila y positiva.Creo que esto hara que poco a poco se vaya contagiando de nosotros y olvide su sufrimiento o temor.
    Por supuesto no olvidar el contacto físico, una caricia o un abrazo son basicos en estas situaciones.

  7. Iñaki    19 marzo 2009, 16:46    #

    Estoy básicamente en total desacuerdo con lo que transmite este artículo.

    Para empezar, te contradices a tí mismo. Afirmas que decir “relájate” es un imperativo, y que lo correcto sería decirle al niño “Respira tres veces” o “Modera el tono de voz”. ¿Acaso no son esos imperativos también?

    Luego, tal y como menciona Oscar, el aspecto clave aquí sería el tono, la forma de transmitirlo, el conjunto de cosas que hace que una persona nos transmita seguridad, que es de lo que se trata.

    Por ejemplo, te pueden decir “¡Relájate, coño!” en voz alta, con mirada irritada. Eso claro está, no relaja. Te pueden guiñar un ojo, sonreír y decirte “Relájate” y hace efecto inmediato.

    Quizás esto sea cierto para las personas que parecen del Síndrome de Asperger (carecen de empatía) y que solamente entienden las cosas racionalmente. Es decir, para una persona con este síndrome, una gesto, una cara enojada no les dice absolutamente nada. Hay que decirles explícitamente “Oye que sepas que estoy enojado” para que lo entiendan.

    Más información sobre el síndrome de Asperger en www.asperger.es

  8. — Verito    20 marzo 2009, 10:53    #

    Me quedo con el primer comentario de Oscar, no es la palabra que utilices sino el como lo digas….. O sino, venga! salgamos a caminar un poco, eso si que relaja. Salu2

  9. Cean    20 marzo 2009, 13:25    #

    Iñaki, no es lo mismo decir “relájate” que “modera tu voz”. En el primer caso se está diciendo qué tiene que hacer la otra persona, y en el segundo cómo tiene que hacerlo.

    Decir relájate con una sonrisa es algo menos malo, pero si cambias relájate por otra palabra y mantienes la misma sonrisa el efecto logrado será mejor.

    Respecto al Síndrome de Asperger, claramente hay excepciones en todo y hay que tenerlas en cuenta, lo cual no contradice lo comentado en el artículo.

    Finalmente, ¿de qué maneras intentarías que otra persona se relajase?. No me refiero a que lleve una vida tranquila, sino que no a que se recupere de un momento de tensión.

    Saludos.

  10. — francisca    2 abril 2009, 03:11    #

    creo que es mejor hacer que esa persona se desahogue, preguntarle que le pasa ,es la mejor forma de relajarse, liberar tenciones … con un abrazo y demostrando inters .
    y si no un masaje tambien ayuda jajajajaja
    xaus

  11. diego    3 julio 2009, 21:31    #

    Está bueno esto. Quizá lo más importante sea el tono con que se diga, el lenguaje no corporal… un “relájate” dicho suave, masajeando los hombros de la otra persona, no tiene nada que ver con un “¡Relájate, hostias!”

  12. Cean    8 julio 2009, 00:17    #

    De acuerdo en que la forma influye mucho, así como el lenguaje no verbal. Además de esto, ¿De qué otras formas se puede decir?

    Gracias Diego por tus aportes y, de paso, comento yo que desde www.lacorriente.net se puede descargar gratuitamente el libro que Diego ha publicado titulado “Los peces muertos siguen la corriente”, así como comprarlo.

    Saludos.

  13. — Isabel    12 julio 2009, 20:25    #

    Una clara señal de que la persona está en tensión y necesita “aflojar” es que eleva los hombros, con lo que tensa los músculos del cuello. Por tanto una propuesta sería: “tienes los trapecios muy tensos, ¿qué te parece si te doy un masajito de cinco minutos y después me invitas a un café y charlamos un rato?” Sería una manera sutil de decir “relájate”.

  14. Cean    14 julio 2009, 23:46    #

    Lo del café está hecho, Isabel ;-).

    Saber identificar la tensión a través de la lectura del cuerpo es muy útil. No recuerdo que hubiese una asignatura en el colegio acerca de ello, ¡Cuántas cosas hay por aprender, qué bien!.

    Saludos.

  15. — Isabel    15 julio 2009, 10:20    #

    ;-) Te tomo la palabra Cean.
    Pues sí, el lenguaje corporal habla por nosotros. Es interesante fijarse, por ejemplo al caminar por la calle, en la tensión que las personas ponen en el cuello (se observa en las personas que tienen los hombros pegados en las orejas), en los músculos de la cara, en las mandíbulas. ¿Te fijaste en las personas que mascan chicle con pasión, como si fuese la última cosa que fueran a hacer en este mundo? Hay mucho bruxista ignorante de que su cuerpo le está pidiendo a gritos ¡parar!

  16. — claudia    2 diciembre 2009, 18:52    #

    estoy tranquila no necesito nada mas mi mente esta tranquila yo estoy tranquila……………. que simple

Publica tu comentario

Nombre
Email (No se mostrará)
http://
Mensaje <?> [ *negrita* · _cursiva_ · ??cita?? · "Enlace":http://www.ejemplo.com ]

<?>