Inicio | Artículos |   @    

Inicio > Artículos > Humanos y borregos

Humanos y borregos

por Cecilio Sánchez «Cean» | Se lee en 1,77 minutos | Comentarios
Hay personas que son lobos disfrazados de cordero, otras en cambio, son corderos adultos toda su vida, es decir, borregos.

Los animales y las personas se parecen más de lo que creemos, y no estoy hablando de cerdos, y eso que conozco unos cuantos. Me refiero al parecido entre las ovejas y personas.

Las primeras, donde va una van todas, las segundas también. Por ejemplo, van de compras y una tienda está llena de gente y en otra apenas hay cuatro personas, ¿donde entran?, a la que está repleta. Y así con todo, sólo hay que mirar cuáles son las revista más vendidas (“periodismo rosa”), qué diarios son los más vendidos (prensa deportiva) y qué emisiones televisivas son las más vistas (“periodismo rosa” y espacios deportivos).

Sin embargo, el mayor parecido entre humanos y borregos, no es que arrasen con toda hierba que encuentran por el camino, que también, sino por el rastro de mierda que dejan. Ejemplos hay muchos. Después de cualquier celebración callejera (desfile, procesión, etc.) las calles quedan echas un asco. Por no mencionar como quedan muchas paredes o coches en “zonas de marcha” los fines de semana, a muchos jóvenes el alcohol le nubla la mente y le abre la vejiga.

Sin embargo, en este caso, más que ovejas parecen perros. Por cierto ¿qué criterio siguen éstos para orinar en la rueda de un coche o en la siguiente, en una o en otra pared?, habrá que preguntárselo … a los jóvenes.

Finalmente, la excusa que argumentan muchas personas incívicas cuando arrojan cualquier objeto a la calle es que dan trabajo a las personas que limpian las calles. Ya hay que ser bastante idiota para que por la mente se cruce esa idea, pero visto de esa manera, de utilizar las papeleras y estar las calles más limpias, en vez de personal de limpieza podría haber más de jardinería, que en la fotografía de inauguración estaban preciosos, pero una vez pasan los meses los jardines quedan abandonados a su suerte. De no ser por el pan que echan los niños a los patos, éstos ya habrían volado.

Publicado el 13 agosto 2005 | Temas: , | Tags: , ,
Acerca de Cecilio Sánchez «Cean»

Librepensador ecléctico y entusiasta de la psicología, psiquiatría, antropología, sociología, filosofía y neurociencia. La astronomía, la tecnología y el humor son tres de mis pasiones.
Fundé y sigo dirigiendo la empresa leevel Solutions, imparto talleres, cursos, seminarios y conferencias enfocadas a facilitar la autonomía personal desde la libertad que aporta el pensamiento crítico.

Más sobre mi | Blog personal

Comentarios ( RSS)

  1. diego    1 mayo 2006, 11:06    #

    Este tema me apasiona, tanto que estoy escribiendo un libro que en una de las partes analiza más o menos minuciosamente todas las corrientes importantes de la sociedad moderna que seguimos como borregos.

    La corriente borreguil que más me impresiona, es esa según la cual la gente tira por la borda la única vida que le ha sido dada, mediante actitudes tan extendidas como trabajar todo el santo día en algo que no le gusta, o pasar toda la vida al lado de una pareja por la cual no se siente amor.

  2. Cean    1 mayo 2006, 20:05    #

    Respecto a las corrientes sociales ovinas, otra que me resulta curiosa es la de no ser consciente de que vivimos un tipo de esclavitud evolucionada, que si bien podemos salir de ella, el precio a pagar es alto.
    Vivimos en “una cárcel con las puertas abiertas” (Andrés Calamaro”), donde algunas personas no miran o no ven la puerta, otras pueden verla pero no traspasarla, y quién puede hacerlo no siempre se atreve.

    Estar bajo el cumplimiento de unas “normas sociales” no siempre escritas pero si conocidas por todos es un modo de esclavitud, pues a costa del malvivir muchas personas otras viven en la abundancia y desmesura económica.

    Diego, ánimo con tu libro, como dices es tu tema apasionante.

  3. diego    2 mayo 2006, 07:10    #

    De acuerdo contigo. También creo que somos esclavos en cárceles de puertas abiertas. Las cadenas más fuertes están en nuestra mente. La diferencia también es que los antiguos esclavos sabían que eran esclavos y nosotros no lo tenemos tan claro (para empezar porque un rasgo básico de la psicológía moderna es la confusión)

    Pero lo más apasionante del tema me parece este matiz: es una esclavitud de la que nadie en realidad saca provecho. Sí, hay un provecho económico, pero no hay una conspiración de 100 personas en el mundo que fije los detalles de esa esclavitud. ¿O sí? A mí me parece que no… y por otra parte está demostrado que lo material no da la felicidad.

    A mí me gusta verlo como un sistema que se nos ha ido de las manos a todos, por confundir los medios con los fines, y del que nadie realmente sale beneficiado.

  4. zen    21 enero 2008, 19:33    #

    No es justo el uso despectivo que se hace de las palabras cerdo, lobo, borrego, perro,… Los animales de otras especies no tienen la culpa de nuestros despropósitos y fracasos, ni tampoco de la falta conocimiento que sobre ellos se suele tener y que tanto desprecio arroja sobre sus vidas.

  5. — Askeado    12 octubre 2008, 22:48    #

    Zen lo q dices de: “No es justo el uso despectivo que se hace de las palabras cerdo, lobo, borrego, perro…” es una forma de hablar…Esta klaro ke hay animales mas espavilaos ke el homre pero,ti@,no kreo ke aya ke ser tan tikismikis.Tambien kreo ke esa frase esta bien vista socialmente y por eso kuela entre tod@s
    Con todo respeto.

Publica tu comentario

Nombre
Email (No se mostrará)
http://
Mensaje <?> [ *negrita* · _cursiva_ · ??cita?? · "Enlace":http://www.ejemplo.com ]

<?>